El Bus de la Libertad que comenzó a circular esta mañana por Santiago de Chile fue rayado y atacado con piedras por activistas del lobby gay, quienes también se ensañaron con los padres de familia participantes de esta campaña contra la ideología de género.

Todo el trayecto estuvo marcado por la violencia verbal y física generada por el colectivo LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales) hacia los adherentes a la campaña que sumaron 10 mil personas.

El Bus de la Libertad, una iniciativa de la plataforma internacional CitizenGO surgida en España, fue organizada en Chile por el grupo ciudadano Padres Objetores y el Observatorio Legislativo Cristiano con la consigna #ConMisHijosNoSeMetan y denuncia “los ataques a la libertad de educación preferente de los padres y la imposición de la ideología de género”

Como primera actividad, el bus debía llegar hasta La Moneda, sede de la presidencia de Chile, para entregar a la ministra de Educación, Adriana Delpiano y a la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, 25 mil firmas realizadas a través de CitizenGO para exigir la retirada de los materiales que imponen ideología de género en las escuelas chilenas.

Los organizadores denunciaron que la policía impidió el ingreso del bus hacia la casa de gobierno atentando contra “la libre circulación y la libertad de expresión de los ciudadanos”.

Ante el impedimento, los organizadores llegaron a pie hasta el lugar y posteriormente con los 10 mil padres de familia continuaron la manifestación pacífica hacia el sector de Bellas Artes.

En el camino fueron hostigados y violentamente agredidos con golpes, escupos y piedras por los grupos LGBTI que acusaron de discriminación e incitación al odio de parte de la campaña del Bus de la Libertad.

La policía, intervino en varias oportunidades sofocándolos con chorros de agua con químicos. Hubo siete detenidos , varios heridos y una mujer derivada al centro asistencial ya que fue alcanzada por una de las piedras que lanzaron los activistas homosexuales.

A su vez, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) sacó a circulación el Bus de la Diversidad con el objetivo de seguir al Bus de la Libertad y “evitar que recorra la vía pública impunemente con mensajes que incitan al odio”.

Marcela Aranda, Directora del Observatorio Legislativo Cristiano, aseguró que con esta primera jornada “hemos conseguido visibilizar algo que se estaba legislando entre cuatro paredes y denunciar la imposición de la ideología de género que recorta libertades”.

“Hemos dado una muestra de ciudadanía, no hemos incitado al odio. Muy por el contrario, los que enarbolan la bandera de la tolerancia han sido intolerantes y violentos. Los padres no aceptaremos que el Estado nos robe nuestro derecho preferente a educar a nuestros hijos”, agregó.

Aranda precisó que con el Bus de la Libertad se dejó en claro que “miles de personas no están de acuerdo” con las ‘Orientaciones para la Inclusión de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex en el sistema educativo chileno’, elaboradas por el gobierno en el marco de la reforma educativa; junto con “una batería de iniciativas de ley que hoy se legislan a espaldas de la ciudadanía y que responden a una imposición ideológica internacional”.

“En este sentido, Chile ya ha firmado sin respetar nuestra autodeterminación, autogobierno y soberanía, un acuerdo que, como dicen sus promotores, responde a todos los requerimientos y demandas de los colectivos de la diversidad sexual”, explicó Aranda.

“Todos estos cuerpos normativos, reglamentos y leyes vulneran gravemente nuestras libertades constitucionales y en especial el artículo 19.10 de la Constitución chilena”, concluyó.

Fuente: AciPrensa, adaptado por Cristianos al Día

Loading...
Compartir