Estado Islámico ha vuelto a dar muestras de la barbarie que impone en las regiones sirias que controlan.La crueldad y el salvajismo del ISIS volvieron a aparecer en la ejecución de dos hombres a los que acusaron de “tener una aventura homosexual”.

La aplicación sin atenuantes de la ley islámica (sharía) ha llevado a los terroristas a aplicar la pena de muerte a todo tipo de actos considerados “delictivos”, como el adulterio o la homosexualidad.

La ejecución de los dos hombres se produjo en la localidad de Homs. Los dos hombres fueron llevados a un apartado lugar, con los ojos vendados y esposados. Cuando se les iba a aplicar la pena de muerte, por lapidación, uno de sus ejecutores, se acercó a ellos y les dijo que todos sus pecados eran perdonados y que eran libres.

Los dos hombres le abrazaron emocionados, mientras los cuatros ejecutores que les iban a matar sujetaban las piedras con las que iban a ser lapidados. Segundos después comienza la lapidación.

La imagen final muestra los cuerpos destrozados de las dos víctimas en el suelo y como un grupo de por lo menos cuatro verdugos del ISIS continúan lanzándoles piedras pese a estar ya muertos.

Las imágenes de la ejecución fueron compartidas por seguidores del ISIS en las redes sociales argumentando que éstas muestran la compasión del Estado Islámico. El hecho se suma a una serie de “castigos” que el aparato de propaganda del Estado Islámico difunde cada vez con mayor frecuencia.

El asesinato de estos dos hombres se suma a la larga lista de ejecuciones del ISIS. Una de las más crueles fue el pasado mes de octubre cuando una mujer acusada de adulterio fue enterrada en un hoyo y lapidada por su padre.

(El Pais)

Loading...
Compartir