El Papa Francisco se encontró este jueves 7 de mayo con un grupo de pastores evangélicos, encabezados por el pastor italiano Giovanni Traettino.

Fue en concreto el pastor Traettino quien solicitó el encuentro, que se caracterizó por “el espíritu de oración por la unidad”.

El Papa estuvo acompañado por el cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, comprometido en construir el diálogo entre cristianos de otras denominaciones fuera de la Comunión con la Iglesia de Roma.

El encuentro se realizó “en forma privada” según informa el Vaticano,  con un grupo de casi 100 pastores evangélicos, que “por simpatía y aprecio al Papa, pidieron un encuentro para dialogar con él”.

En un comunicado distribuido por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, indican que el encuentro se caracterizó por la “viva cordialidad y espíritu de oración por la unidad”.

La comunidad de pastores, la mayoría pentecostales, procedían de diversos lugares del mundo, y tiene como precedente la relación establecida con el viaje papal de Francisco a Caserta el año pasado.

La visita del grupo pentecostal podría ser un intercambio de cortesía con Francisco, quien fue el primer Papa en salir del Vaticano para reunirse con representantes de la Iglesia Evangélica Pentecostal.

(ProtestanteDigital.org)

Loading...
Compartir
  • Alex Irias

    Somos sal de la tierra..luz de este mundo..
    Sulten las piedras…k Jesus aria .k hizo el cuando andubo aki .lo seguian las prostitutas.ladrones.enfermos….no escondamos lo k atrae ala gente….somos imperfectos.con defectos el Evangelio no es religio..es Salvacion…DLB

  • Fausto Mena

    HIPOCRITA, lo que busca es confundir mas a los escogidos de Dios, y estos pastores pentecostales son unos APOSTATAS DE LA FE, que por lo que veo ya vendieron sus almas a la Gran Ramera, inconstantes, fluctuantes en la Fe de Nuestro Señor Jesucristo, como se atreven a hacer alianza con Belial, que no se recuerdan del pasaje Biblico que dice 2a Corintios 6:15
    ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?