Duarante las Olimpíadas de Río 2016, ocurrió algo entre dos atletas que debe ser un ejemplo para la unidad entre los cristianos. Durante una competencia de atletismo una corredora tropezó y cayó al suelo. Sin embargo una de las atletas cuando vió a lo que le sucedió a la chica, decidió devolverse y perder la competencia para ayudar a su rival a seguir a la meta. Miren el video a continuación:

Compartir