Oponerse al activismo gay no es homofobia, sino ejercer nuestro derecho constitucional a no estar de acuerdo con su ideario.


Los cristianos no podemos ser homófobos, pues la homofobia es contraria al espíritu del evangelio.

El término “homofobia” en su sentido estricto, implica “miedo, odio, desprecio, o violencia contra las personas de condición u orientación homosexual”. Bajo este punto de vista, la homofobia es tan negativa como la xenofobia o la propia misantropía, y lleva a ignorar derechos humanos fundamentales como la libertad, la dignidad y el respeto. Derechos que el colectivo LGTBI posee como cualquier otra persona, no por el hecho de ser homosexuales, ni que se desprenda de su condición homosexual, sino que derivan de su condición de seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios.

La iglesia cristiana asume esto y se opone abiertamente a la homofobia y la condena, lamentando igualmente que aquellos que también la condenan, nos acusen de homófobos, por desgracia participando ellos mismos de la misma actitud intransigente. Sin embargo, el hecho de que no se deba odiar o maltratar al colectivo homosexual, no presupone que uno deba compartir como moralmente aceptable su conducta. Oponerse al activismo gay no es homofobia, es simple y llanamente ejercer nuestro derecho constitucional y de relaciones humanas básicas, a no estar de acuerdo con su ideario y práctica de vida homosexual.

La opinión de cualquier persona en el ámbito de la moral individual o social, religiosa o filosófica, debe ser respetada como parte fundamental del derecho a la libertad de expresión. Y en este ámbito la inmensa mayoría de las confesiones cristianas no estamos de acuerdo con el estilo de vida homosexual ni con su equiparación legal en el mismo status que el del matrimonio heterosexual.

Por tanto los cristianos no imponemos nuestro criterio ni mucho menos pretendemos que aquellos que no lo compartan, sufran nuestro rechazo. Pero si bien no lo imponemos, sí lo defendemos y por ello exigimos con humildad pero con firmeza, que se respete nuestro posicionamiento a pensar diferente.

Protestante Digital, adaptado por Cristianos Al Día

Loading...
Compartir
  • María Eugenia Fuentes Arias

    Si usted no esta de acuerdo con el estilo de vida homosexual, muy simple… No sea homosexual. Y respete el posicionamiento de pensar y sentir diferente. La tolerancia es una virtud

  • Gloria M. Velázquez

    Ante la carencia de argumentos válidos para defender lo indefendible, el LBGTT, sacó esa palabra del diccionario y bombardea con su único medio de defensa, toda la amplia gama de argumentos reales y legítimos que el resto de la humanidad tienen para debatir un estilo de vida que lleva a la degradación emocional y mental de los individuos. Qué por más que insistan y aleguen que han logrado burlar el sexo conque nacieron, jamás, jamás lo lograrán, pues en su fuero interno, hay un grito de conciencia que los atormenta noche y día. Nunca podrán deshacerse del sexo conque Dios lo echó al mundo. Si es varón, se maquillará, usará hormonas femeninas, ropa femenina, prendas, etc. etc. Se hará operaciones e implantes, injertos, y añádale todo lo que desee, más sus células continuarán masculinas, hay órganos internos, que lo identifican como varón que Ud. no los podrá remover, como la próstata. Y, la felicidad jamás la podrá conocer, porque fluctúa entre dos identidades, dos personalidades. Aunque, por par de segundos diga que es feliz siendo mujer y que es una mujer atrapada en un cuerpo de hombre, y las muchas mentiras que el padre de toda mentira, Satanás le susurra al oído e ignorantemete estas personas se lo han creído. Las lesbianas, les ocurre otro tanto. Se sienten varones y usan ropa masculina, tal vez hormonas y dan rienda suelta a los apetitos sexuales, desviados, de igual manera que los homosexuales, y el padre de toda mentira, Satanás, envía demonios perversos de sexualidad para que los posean y ellos crean que son así y que jamás podrán cambiar. Pero, tengo personas cercanas a mi, que han expresado unas experiencias extraordinarias, donde fueron libertados y su condición fue revertida y tanto hombres como mujeres volvieron a su sexo original con el cual fueron creados. Dios quitó todo vestigio de femineidad en los varones y de igual manera en los mujeres, todo rastro de masculinidad. Hoy día son libres, están felizmente casados con sus parejas o cónyuges del sexo opuesto, tienen HIJOS, y son felices. Ese es el detalle más importante. Dos hombres, NO PROCREAN, Dos mujeres, NO PROCREAN. Y Dios estableció que el el hombre se uniría a su mujeres y procrearan y llenaran la tierra y la administraran. Así, que homofóbicos NO SOMOS, amamos estas personas, pero NO AMAMOS lo que hacen, porque lo que hacen NO ES CORRECTO. Y ellos, no son felices. Oramos por ellos para que Dios los liberte y puedan realizar vidas normales, con hogares felices, hijos, nietos y todas las bendiciones que Dios creó para el ser humano. Porque le amamos es que anhelamos todo eso para ellos. Si no los amáramos no nos importaría la vida de desdicha que llevan. Ahora, eso no quiere decir que demos por bien la actividad inmoral que un grupo lleva para dañar los niños y pervertir los jóvenes y otras agendas destructivas para la familia. Eso no se lo vamos a permitir a ese pequeño grupo. Defenderemos nuestra niñez y nuestros jóvenes. Oramos para que Dios ilumine sus vidas y los traiga arrepentidos a los Pies de Jesucristo y sean salvos por la eternidad.

  • Miguel Lueiza

    Para Dios la HOMOSEXUALIDAD es PECADO tan grave como la brujería, hechicería, adivinación, y cosas semejantes. Dios dice en 1 Corintios 6 dice; 9 ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores[d], ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios. Por consiguiente ni el estado del país ni nadie tienen ningún derecho, ni menos moral de enseñar a nuestros hijos sobre estas u otras aberraciones ni imponernos aceptar lo inaceptable para nuestro creador. Si usted practica alguna de estas cosas, por amor a Dios pídale perdón y cambie su manera de vivir antes que sea demasiado tarde.

  • Cesar

    El negarle los mismos derechos “civiles” a personas igual que usted que pagan impuestos y que contribuyen a esta sociedad es ser homofobos. Por que no se les permite casarse? Por miedo (homofobia). Por que no pueden adoptar a un niño? Por miedo. Estos miedos son la homofobia del cristiano a gente que se le trata diferent solo por amar a alguien diferente. Esto son derechos civiles por eso existe la separacion de iglesia y de estado. Usted puede seguir creyendo en Dios y en lo que a usted le parezca pero no le niege derechos civiles a los demas que pagan impuestos.