El diezmo es uno de los temas más debatidos en la comunidad cristiana y aun fuera de la iglesia. Muchos entienden que el diezmo es un mandamiento bíblico y no darlo puede ocasionar hasta perder la salvación y robarle a Dios. Otros, como el cantante y pastor Jesús Adrián Romero, entienden que el diezmo es voluntario, no un mandamiento para hoy.

En el presente video, se le hizo una entrevista a Jesús Adrián Romero, donde el cantante dice que no es bueno imponer el diezmo y que en su iglesia se da de forma voluntaria:


Compartir
  • Felix R. Mendez

    Una lectura balanceada de los textos del AT que enfocan el diezmo, ponderada también a partir de los textos del NT, prestaría apoyo a la conclusión del hermano. Iré más lejos: nada que hagamos para Dios debe imponerse como una obligación. En realidad, dar un porciento, sea del 10 o más para las cosas de Dios es apenas una pequeña porción de lo que él espera de nosotros. La obediencia es un acto de amor, no una respuesta del corazón bajo compulsión. Más aun, la obediencia que mueve a los creyentes a entregar sus diezmos, sus talentos, su tiempo y todo lo que son y poseen para Dios, es impulsada por una fe genuina. Nadie que carezca de ese amor, de esa fe y de esa disposición a la obediencia vivirá de manera que agrade al Señor.

  • Sandra Gutiérrez Gargurevich

    Bueno, un poco de biblia en contexto, en lugar de interpretaciones eclesiales, vendría bien para los que juzgan esta afirmación de Jesús Adrián. En el “Antiguo Pacto” también conocido como “Antiguo Testamento”, el diezmo corresponde a un 10% de las primicias que el pueblo de ISRAEL debía entregar para ser usado en el TEMPLO (judío) y para el sostenimiento de los LEVITAS (sacerdotes judíos). De hecho, existen distintos tipos de diezmos de acuerdo a la estación del año, a las celebraciones religiosas y a la necesidad de limpiar un pecado particular del pueblo o de una familia o persona. Todo esto es bíblico sin duda.

    Sin embargo, en el “Nuevo Pacto” o “Nuevo Testamento”, vemos que no se menciona nada de un diezmo (10%), sino más bien se habla en Hechos, en los Evangelios y en las cartas a las iglesias de dar un 100% de nuestra VIDA al Señor en gratitud y no en obligación. Es decir, el verdadero creyente da el 10% o el 20% o el TODO% de su vida, sin necesidad que un pastor lo presione o lo amenace con que le está “robando a Dios” por no ofrendar.

    El Nuevo Pacto de la sangre de Cristo nos libera del yugo de la religión y nos da libertad para seguir a Jesús voluntariamente. Si no sale de la gratitud, el dinero diezmado, por más “ungido” que le llamemos, no vale nada a los ojos de Dios. Más aun si lo das esperando “cosechar el tanto %” como lamentablemente se dice en muchas iglesias evangélicas contemporáneas. El dar no se trata de recibir algo de vuelta. Con la gracia de la salvación por medio de la FE es MÁS que suficiente para motivar al verdadero hijo de Dios.

    Si se da con una motivación de recibir ganancias o sanidades o menos aun pensando que “ganas un mejor lugar a los ojos de Dios por dar más dinero que otros” entonces esa ofrenda no es de corazón y no cumple para nada con el tipo de ofrenda que Dios se agrada en recibir.

    Nuevamente, el Antiguo Pacto es para los judíos, no para la Iglesia de Cristo. Esto no quita que lo estudiemos y entendamos el corazón de Dios detrás de esas Escrituras, al contrario, ahí hay riqueza en sabiduría, harta información del carácter de Dios y profecías mesiánicas. Lo que sucede es que como seres humanos nos cuesta entender la gracia y somos desagradecidos naturalmente. Es por eso que la religiosidad toma lugar para “presionar” la obediencia. Es triste que muchas iglesias se vean en la obligación de hacer esto porque a sus miembros no les nazca naturalmente hacerlo.

    Oremos para que el Cuerpo de Cristo tome consciencia de que Jesús ya pagó y que gracias a Él nuestra vida es redimida y por eso no el 10 sino el 100% le pertenece a Él y todo viene de Él. Hermano, hermana, si Dios te permite trabajar, estudiar, tener salud… darle tu casa, tu dinero, tus hijos, tu cónyuge es una respuesta natural de agradecimiento. No te sientas presionado por miedo a dar dinero o cosas al pastor/iglesia, sino busca la guía de Dios en Su Palabra y entrega lo que Dios ponga en Él con fidelidad y si no es así, por las puras das, porque dice el Nuevo Pacto: “Cada uno dé como propuso en su corazón: NO con tristeza, NI por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”(Pablo a la iglesia de Corinto – 2 Corintios 9:7). Dios los bendiga.

    • karellen

      Asi..es pero desgraciadamente en las mayorias de las iglesias si no lo das te hacen saber que no eres un miembro “activo” sino “pasivo” ya sea por predicas indirectas y coercion de miedo y sentido de culpabilidad y incumplimiento.

      • Willy

        Esto se llama coercion como lo dices. aparte que el diezmo no es para la iglesia. Una iglesia asi no vale la pena estar y menos aguantando las indirectas porque todo es por conveniencia. Falsas iglesias, una perdida de tiempo.

    • Willy

      Muy bien explicado hermanita, muy de acuerdo en todo. Bendiciones.

  • karellen

    Es q no lo es …es una farza ..un engaño.