Ex Atea: El Cristianismo Realmente Tiene Sentido

Holly Ordway era ateo altamente educado que pensaba que el cristianismo era una “curiosidad histórica” o “una mancha en la civilización moderna”, o ambas cosas.

“La gente inteligente no se convierte en cristiana”, ella pensaba, de acuerdo con Biola University.

Su visión del mundo, sin embargo, comenzó a cambiar a los 31 años. Ella relata su viaje del ateísmo al cristianismo en su último lanzamiento Not God’s Type: A Rational Academic Finds a Radical Faith.

“No es una cuestión de luz el encontrar a Dios después de haberle negado toda una vida”, escribe en el libro. “Llegar a él fue sólo el comienzo. Puedo señalar el día y la hora y el lugar de mi conversión, y sin embargo, desde entonces he llegado a comprender que Él me llama a una conversión nueva todos los días.”

Ordway, profesora de Inglés y Literatura en un colegio comunitario en el área de San Diego, no fue educada en ninguna fe religiosa. Ella nunca pronuncio una oración en toda su vida y nunca fue a un servicio religioso. Su exposición al cristianismo durante su crecimiento fue mínima y sus pocos encuentros con cristianos incluyeron Tele-evangelistas o predicadores del fuego y la condenación del infierno.

“La religión me parecía como una historia que la gente se contaba a si misma, y yo no tenía pruebas de lo contrario”, dijo en una entrevista con la Biola University, donde está estudiando actualmente para su segunda maestría en Apologética Cristiana.

Para ella, la Biblia era una colección de mitos y cuentos populares – nada diferente de las historias de Zeus o Cenicienta.

“Yo era una profesora universitaria – lógica, intelectual, racional – y atea”, escribió

Aunque ella no sabía casi nada sobre el cristianismo, comenzó a burlarse y a menospreciar la fe, inteligencia y carácter de los cristianos.

“Fue muy divertido considerarme superior a los no iluminados, las masas supersticiosas, y hacer comentarios sarcásticos sobre los cristianos,” escribió Ordway.

Estaba convencida de que la fe era por definición, irracional.

Las invitaciones evangélicas de “ven a Jesús y recibe la vida eterna” sonaban como “creer en algo irracional para obtener un premio.”

“Pensé que sabía exactamente lo que era la fe, y así me negué a mirar más lejos”, escribe. “O tal vez tenía miedo de que existiera algo más a lo que estaba dispuesta a dar crédito – pero yo no quería lidiar con eso. Tan fácil como leer solo libros ateos que me decían lo que quería oír – que yo era mucho más inteligente, intelectualmente honesta y moralmente superior a los pobres cristianos engañados.

“Me había construido una fortaleza de ateísmo, segura contra todo ataque de la fe irracional. Y yo vivía en ella, sola.”

Ordway no estaba buscando a Dios. Ella no creía que existiera. Pero ella comenzó a ser atraído por cuestiones de fe.

Una razón de su interés, explica, es que su “visión naturalista del mundo era insuficiente para explicar la naturaleza de la realidad de una manera coherente: no podía explicar el origen del universo, ni podía explicar la moralidad.”

“Por otra parte, la cosmovisión teísta era a la vez coherente y poderosamente explicativa: ofreciendo una explicación convincente, consistentemente racional y lógica para todo lo que la visión naturalista del mundo explica y lo que la visión naturalista del mundo no puede explicar.”

Después de una serie de conversaciones con un mentor y la exposición a los escritos de autores como J.P. Moreland y William Lane Craig, Ordway pasó de la negación de Dios a entregarse a sí misma a Cristo.

“Me sorprendió encontrar que el teísmo cristiano tenía un poder explicativo significativamente mayor que el naturalismo ateo, en términos de explicar por qué el mundo es como es y en la contabilización de mis propias experiencias dentro de él”, contó, según Biola. “Aprender más sobre la Encarnación y sobre Dios, la Santísima Trinidad, ha reforzado mi confianza en que el cristianismo realmente tiene sentido del mundo en una forma que ninguna otra visión del mundo tiene.”

Ella encontró que “la Declaración sincera de San Pablo de que el cristianismo se basa en los acontecimientos históricos, siendo testigos de la muerte y resurrección de Cristo”, que “la teología y la filosofía ofrecen respuestas reales” a sus preguntas y no una apelación a la fe ciega y que “la historia de la Iglesia no se ajusta a [su] imagen de la fe cristiana como egoísta, inútil ficción política”.

Su orgullo de intelectual se rompió y ella se sintió humillada por la bondad de Dios, cuando comenzó a verse a sí misma como una pecadora.

“Yo no ‘creo’ porque me gusta la idea y quiero que sea verdad. Yo no ‘creo’ porque pienso que el cristianismo tiene sentido intelectualmente (aunque eso era una base necesaria para mi fe). De hecho, no diría que “creo” en Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, o que “creo”, yo tengo una relación personal con Él: Yo diría que se estas cosas para ser verdad”, declaro la ex atea enfáticamente en una entrada de blog en 2007.

Ordway actualmente asiste a St. Michael’s by-the-Sea en el sur de California, donde ella dice que ha crecido en su fe cristiana. Ella espera que su libro ayude a los cristianos – que pueden estar familiarizado con las ideas que los ateos creen, pero no entienden lo que significa creer en esas cosas – en su evangelización.

Ofrece algunos consejos a aquellos que se acercan a los ateos, dijo, “Realmente, no importa si nos gusta o no el cristianismo, lo que importa es, ¿es verdad? Este enfoque no puede resonar con todos, pero es lo que abrió la puerta para mí”.

Por otra parte, el discipulado es fundamental, dijo.

“Creo que uno de los elementos centrales de mi propio discipulado hasta ahora ha sido mis pastores centrados en la Cruz”, dijo en entrevista a Biola. “El camino de Jesús es el camino de la cruz. Es terriblemente doloroso renunciar a los pecados y la voluntad propia, para permitir a un viejo yo ser crucificado junto a Jesús… y he estado muy agradecida con mis pastores que reconocen lo difícil y doloroso que puedes sentirte a lo largo de este camino cristiano. Pero el camino de la cruz es también el camino de vida y paz”.

Fuentes: Christian Post

Loading...
Compartir